Crema corporal de chocolate

Materiales:
Crema base (100 gr) Manteca de Cacao (15 gr) Aceite de Avellanas (4 c.c.) Aceite esencial de Vainilla (7 gotas).
 
Propiedades:

La crema base es el vehículo hidratante de la fórmula. La manteca de Cacao es un antioxidante que regenera, hidrata y reconstituye la piel, ayudando a mejorar la elasticidad cutánea. El aceite esencial de Vainilla se caracteriza por sus atributos estimulantes, afrodisíacos, antisépticos y aromatizantes. El aceite de Avellanas se caracteriza por sus principios hidratantes, rejuvenecedores, astringentes, cicatrizantes y protectores. Regula las glándulas sebáceas, ideal para tratar las pieles grasas, ya que es absorbido fácilmente sin tapar los poros. Protege la piel de los rayos ultravioleta. También es empleado en casos de dermatitis y seborrea. Muy usado en cremas faciales, corporales y de manos, aportando humectación y suavidad a la piel. Es un aceite muy nutritivo, aceptado por todo tipo de piel.

Preparación:

  • Derretir la manteca de Cacao a baño María.
  • Dejar entibiar y antes que se solidificarse, incorporar a la crema base con movimientos envolventes.
  • Agregar a la preparación el aceite de Almendras dulces y el aceite esencial de Vainilla.
  • Mezclar bien hasta obtener una crema homogénea.
  • Envasar y dejar enfriar.

Aplicación:
Después del baño masajear el cuerpo con masajes circulares.

Conservación:
Guardar en un lugar fresco y oscuro. La larga exposición a los rayos solares o a temperaturas extremas puede modificar el delicado balance de la fórmula. Se aconseja verificar la fecha de vencimiento de las materias primas empleadas. Si el color, aroma o textura se modifica, desechar el producto.

Precauciones:
El producto sugerido es para uso exclusivo de personas adultas. Está contraindicado en niños, mujeres embarazadas y en período de lactancia, personas alérgicas, con sensibilidad a la materias primas empleadas, con problemas crónicos; como hipertensión o epilepsia. Su aplicación es de uso externo, no debe ser ingerido ni aplicado directamente sobre la piel, los aceites esenciales detallados. Se recomienda no dejar los materiales al alcance de los niños
.

Prepara tus manos para la temporada de frío

El primer objetivo que debemos seguir es devolverle a la piel la hidratación perdida. Para ello, existen en el mercado una gran variedad de productos específicos como peelings, cremas, emulsiones y mascarillas.

Podemos comenzar los cuidados con una buena exfoliación mediante microesferas de hueso de melocotón. Una vez finalizada, retiramos los restos de peeling con una toalla caliente. Aprovecharemos la hiperemia producida por la exfoliación para hidratar con cremas y aceites ricos en principios activos como lavanda, colágeno y elastina.

Si se presentasen problemas de manchas por la exposición solar durante el verano,  recomendamos aceites de extracto de uva, un antienvejecimiento cutáneo muy activo si le aplicamos mascarilla rica en fangos del Amazonas, regenerantes y revitalizantes.

Si, en cambio, tenemos las uñas amarillentas debido a la utilización de esmaltes sin la protección de una base, debemos utilizar productos ricos en algas marinas, extracto de limón y árbol de té. De esta manera, conseguimos un blanqueamiento natural de las uñas. Estos productos se deberán utilizar una vez por semana como tratamiento en un centro de estética y, posteriormente, recomendaremos su uso en casa.

Moda para Embarazadas

La ropa de las futuras mamás debe cumplir fundamentalmente con el principio de la comodidad. En general, se recomiendan las prendas holgadas, frescas y de telas naturales que no causen alergias y que permitan que la piel respire bastante, ya que la gravidez hace que el cuerpo pierda oxígeno para dárselo al bebé.

La maternidad cambia la mirada de una mujer, y la mayoría de las veces una mujer que está esperado un hijo luce radiante. Esto se puede complementar con la ropa ideal, pues no hay razón para creer que la embarazada no puede ser atractiva o llamativa.

La ropa interior es fundamental, pues no debes usar nada que presione y dificulte la circulación. Existen en el mercado pantys que han sido diseñados especialmente para tu estado, que te ayudan a sostener el peso de tu vientre que irá creciendo y pesando cada vez más. El brassiere o sostén también es una pieza fundamental y, por eso, debe ser el más adecuado y en estos casos el ideal es uno que no presione los pezones, pero que ajuste y sostenga los pechos en desarrollo.

Como la ropa ajustada no se recomienda, los camisones o blusas sueltas y anchas son una gran idea ya que las puedes usar durante todo el embarazo y también después. Lo mejor de esta prenda es que te permite gran movilidad, al igual que los vestidos o las túnicas, que en esta temporada están muy de moda.

De igual manera, una prenda básica para cualquier mujer embarazada que además quiera mantener una imagen juvenil, es el overol o mono (pantalón con un peto y tirantes), pues tiene la capacidad de ceder un poco en tamaño y así lo puedes usar durante varios meses y sentirte al mismo tiempo muy a tus anchas y con buena imagen.

Y aunque no lo creas, estar embarazada no significa que no puedas usar pantalones o que sólo puedas ponerte ropa maternal. Hoy en día, se hacen pantalones con elásticos en la cintura que se expanden según la necesidad y entonces pueden serte útiles durante bastante tiempo si es que no duran todo el emebarazo, lo que es muy posible.

En cuanto a tonalidades, no hay nada escrito y la verdad lo mejor que puedes hacer es usar aquellos colores que realmente te gusten, sin pensar necesariamente en que hay que usar los pasteles obligatoriamente, pero si tienes dudas te aconsejamos más bien los colores oscuros, pues tienen la ventaja de hacerte lucir más estilizada y sobria.

Traje sastre vs. vestido

El diseñador dominicano Oscar de la Renta, defiende la estética del vestido para la noche y afirma que “cuando el hombre se viste con un traje cubre su cuerpo, mientras que cuando la mujer lo hace con un vestido, descubre su alma”.

Los diseñadores Dean & Dan Caten de Dsquared2, sin embargo, se sienten fascinados por el look andrógino que aporta el traje sastre y abogan por un estilo que incluye corbata, chaleco, fajín y camisa al estilo años 30 con Marlene Dietrich y Joan Crawford como máximo exponente.

Vestido
Durante estos últimos años, los diseñadores de pasarela han apostado inequívocamente por el vestido como prenda estrella en sus desfiles. Con ellos, la mujer proyecta con más fuerza su aura femenina.

Para el día, Chloé presenta un vestido corto de manga larga y patrones florales en tonos blanco y gris, imitando diseños de papiroflexia. La noche pertenece a la sencillez y elegancia de Oscar de la Renta. Nos encanta su traje largo de seda color rosa palo de corte imperio con lazo en el escote. Si prefieres una opción de noche con patrones más cortos, te aconsejamos un vestido negro satinado de escote asimétrico a capas, de Zac Posen.

El traje sastre
El esmoquin es un símbolo de sofisticación para la noche en respuesta a la falda, sea mini o maxi. Giorgio Armani probó las mieles del éxito durante los años 80 con sus impecables trajes de chaqueta, vistiendo a una mujer profesional y sobria para la oficina.

Ahora, Dsquared2 y Rochas abogan de nuevo por el traje de pantalón, reinterpretado. Los gemelos Dean y Dan Caten adoptan el estilo garçon en su nueva colección de invierno: "El mejor ejemplo gráfico es la fotografía de Helmut Newton de una modelo con el pelo engominado, cigarrillo y vestida con un esmoquin de Yves Saint Laurent. Fue la primera vez que vimos esta prenda.", aseguran.

La mujer que lleva un esmoquin se siente segura de sí misma y está orgullosa de su condición sexual.

Hemos revisado las propuestas de otoño-invierno tomando como punto de partida los vestidos más etéreos de Valentino, Chloé y Lacroix contrastándolos con la sobriedad del los trajes sastre propuestos por Rochas y Dsquared2. ¿Noche femenina o masculina? La decisión es tuya.

Cómo transmitir una imagen de seriedad

Desde salas de reuniones, clases, encuentros de asociaciones hasta reuniones de padres, puedes ver personas mostrándose en atuendos inapropiados que, no obstante, pretenden ser tratados como gurúes o como si lo supieran todo. 

Pero si ni siquiera saben cómo vestirse en forma correcta, ¿cuánto pueden saber de otras cosas en verdad? Esta parece ser la pregunta del millón; la pregunta que ha sido capaz de detener el ascenso de tantos profesionales prometedores.

Se suele hablar de “El Traje del Poder” porque el traje evoca un sentimiento de poder y hace que quien lo usa se sienta poderoso. Desde ya, no es apropiado para cualquier lugar de trabajo o cada situación, pero es imposible negar el respeto que emana un traje de estilo clásico bien llevado. 

Las prendas de vestir capaces de comunicar seriedad, fuerza, firmeza, organización y decisión son aquellas que están compuestas de:

  • Tela sólida.
  • Líneas rectas.
  • Cortes marcados.
  • Calce apropiado.
  • Apariencia recatada.
     

Algunas de las prendas que pueden venir a tu mente, en consecuencia, son:

  • Traje.
  • Chaqueta.
  • Camisa.
  • Camisa Polo.
  • Chaleco.
  • Pantalones rectos.
  • Falda tubo.

Las líneas fuertes y decisivas de la vestimenta estructurada repiten las cualidades que buscamos en un líder. De hecho, aquellos que comúnmente están al mando de grandes grupos de personas (países, grandes empresas), con frecuencia, visten ropas estructuradas.

Por lo tanto, si estás buscando una posición de liderazgo, como capataz o gerente de ventas, por ejemplo, alcanzarás tus objetivos en forma más rápida usando prendas y elementos de vestir (collares, telas sólidas, colores oscuros) que se correspondan con tus objetivos.

Entonces, ¿cómo vestirse para cada ocasión?

Si quieres hacer que te vean como un líder, ya sea que estés intentando convencer a la opinión pública en una cadena de televisión o enseñando a un grupo de niños de tres años a aplaudir al ritmo del compás, tú debes vestirte como tal. 

Equipara tu atuendo a la formalidad requerida por la situación, desde luego, pero también incorpora elementos que se asemejen a la percepción fuerte y firme de la persona que está a cargo.

Sí, puede ser un poco complicado en un principio, pero una vez que veas lo efectivo que es, encontrarás que vale la pena el esfuerzo.

Nuevas propuestas de la Lencería de París

El Salón Internacional de Lencería muestra las últimas tendencias en moda íntima para la próxima temporada, de las más prestigiosas marcas, entre ellas destacan las españolas como Andrés Sardá, Punto Blanco, Selmark, TCN, Little K, Gemma, Kiff-Kiff, Platino, Evelyn o Udy Collection.

Cada diseñador tiene su propio estilo y en ocasiones muy marcado y perfectamente reconocible, pero esta edición podemos comprobar como existen una serie de elementos comunes. Las tres piezas, los colores fuera ya del blanco y negro clásicos, así como los encajes y los tejidos variados destacan en todas las colecciones.

La diferentes propuestas muestran a una mujer preocupada por su físico, romántica y actual.

La comodidad también es un handicap para los diseñadores, ya sea para lencería diaria o para conjuntos de cama.

Las nuevas tendencias no olvidan a la mujer con muchas curvas que necesita mayor sujección para sentirse cómoda, pero a la vez sensual.La combinación de diferentes colores es otra de las propuestas del Salón de la Lencería de París, para conjuntos de varias piezas.

La lencería negra nunca puede fallar en cualquier colección. Acierto seguro para cualquier mujer en tanga o braguita.

Si elegimos un vestido para una noche romántica o unos vaqueros para salir a pasear, igualmente escogemos un determinado conjunto de ropa interior para diferentes ocasiones.

Cómo usar el color para mejorar tu look

De hecho, el color es una de las formas más fáciles de generar climas o crear “ilusiones”. Con una paleta de colores bien elegida y un ojo apto para la armonía y el equilibrio, se puede usar el color para:

Luce más alta: Viste de la cabeza a los pies en un color o tonos de un color, e instantáneamente parecerás más alta. La ropa monocromática atrae al ojo hacia arriba y hacia abajo, alargando visualmente el cuerpo. Es una elección popular para una gran cantidad de mujeres, particularmente para las de talla más pequeña.

Luce más delgada: Los colores suaves y brillantes enfatizan, los colores oscuros y aburridos minimizan. Si tienes una parte de tu cuerpo que quieres que aparezca más pequeña, pónte una ropa de color oscuro. Este truco es una de las muchas razones por las cuales persiste el “vestidito negro”.

Distrae la atención: ¿Quieres desviar la atención de una zona particular de tu cuerpo? Entonces usa un color contrastante en algún lugar para desviar la atención de esa parte problemática. ¿Odias tus caderas? Ponte color en tu rostro para que la gente mire hacia allí.
¿Tienes grandes piernas? Haz de ellas el punto focal de tu conjunto con medias o zapatos fabulosos. Es un truco rápido y fácil.

Concentra la atención: ¿Tienes ojos azules como el océano? Hazlos resaltar usando una falda del mismo color. ¿Tienes una cintura que inspira envidia? Usa ropa de un color y un cinturón de otro. Siempre conviene dirigir la atención al lugar donde la gente mira.

Crea drama escénico: ¿Quieres volverse “conocida” a causa de tu estilo para vestir? No gastes una fortuna persiguiendo las últimas tendencias en la moda: deja que el color haga ese trabajo. Empiza con una gran selección de neutros, y usa colores que salten a la vista rápidamente o estampados para armar t paleta básica. La gente pensará que gastas una fortuna en tu vestuario cuando en realidad estás simplemente, sacando al máximo el jugo al color, y de la manera más efectiva.

Estas son solamente algunas de las formas en las cuales puedes usar el poder del color para tu beneficio. No hay que tener miedo de experimentar con diferentes tonos.

El negro y los neutros son la gran materia prima de tu guardarropa, cierto, pero tampoco hay que caer en la trampa de pensar que siempre hay que apostar a lo seguro. Procura incorporar otros colores que favorezcan tu tono de piel y mejoren tu belleza para crear “ilusiones” y desvíen la atención.

Labios seductores a toda hora

Es básico que los labios estén en buen estado, lisos y suaves; para quitar los pellejitos o pielecitas levantadas, se puede utilizar una barra exfoliante para los labios . Otro truco es empapar un algodón en agua caliente y aplicarlo sobre los labios unos segundos.

Sobre los labios secos o agrietados aplicar una crema apropiada mañana y noche o incluso varias veces al día; estas cremas unifican la piel y la hacen más jugosa, porque aunque las barras de labios contienen cada vez más activos hidratantes, las cremas para los labios son insustituibles, especialmente para aquellos con tendencia a secarse o irritarse.

Con unos trucos sencillos y fáciles de seguir conseguirás una boca bien maquillada, cuidada y favorecida… en resumen, perfecta:

Pasos a seguir:

  • Aplica una base de maquillaje o corrector sobre ellos: esto borra su forma para poder rediseñarlos después.
  • Cúbrelos con polvos sueltos para fijar el maquillaje. 
  • Perfila los labios dibujando la forma deseada.
  • Aplica el color (mejor con un pincel) por el interior de la zona perfilada y sécalos presionando con un pañuelo de papel. 
  • Aplica de nuevo polvos, limpiando solo los que se depositen fuera de los labios.
  • Repasa de nuevo el color con la barra de labios.

Otros truquitos:

  • Frota suavemente los labios con un cepillo de dientes seco. Al activar la circulación y eliminar células muertas la textura de la piel mejoran mucho.

  • Para que los dientes parezcan más blancos debes evitar los colores apagados o cálidos.

  • Un truco fácil, si te gusta que tus labios parezcan más gruesos, es aplicar un toque de corrector de ojeras o en el centro de la boca ya maquillada. 

  • Si tus labios tienen una expresión triste borra la forma caída de la comisura con maquillaje o corrector y a continuación perfila el labio inferior levantando la comisura y el labio superior, sin llegar al final.

  • Los labios redondeados son muy atractivos: acentúa su curva rellenándolos con color por toda la superficie y en el centro utiliza un tono claro y luminoso. 

Maquillaje: las nuevas tendencias

maquillajeotono
Despídete de la nude attitude, este otoño, ¡vuelven los colores vivos! La boca se tiñe de rojo, tendencia carmín. La mirada se oscurece con tonos románticos en una gama de grises, malvas, lavandas y tejas.

La tez clara se funde con el chocolate, con pequeños toques aquí y allá creando un juego de luces y sombras. Las polveras, son sofisticadas, con polvos de tonos rebuscados, en texturas mates o irisadas, que destacan el brillo de los ojos y resaltan los pómulos.

Labios rojo carmín
Al rojo vivo. Así estará la boca, gran protagonista del maquillaje de este otoño. Los labios, mates o brillantes, sonríen con los rojos pasión. Perfectamente pintados, en rojo bermellón, rubí, cereza o amapola.

Mirada romántica
Sombras mágicas, miradas hechizadas. Los párpados se cubren de muselinas nacaradas, irisadas, que vibran con los tonos añil, kaki, cobrizo. El iris de tus ojos se ilumina bajo las sombras de colores cálidos, inspirados de viajes lejanos.

Tez de chocolate
El chocolate ilumina las caras pálidas y es una delicia para las más golosas. Elígelo “con leche”, para espolvorearlo en los pómulos, y un “cacao puro”, que se funda sobre los parpados. ¡No te podrás resistir! Para Bobbi Brown: el color chocolate representa la nueva belleza clásica. Su calor y su riqueza crean un look sensual y discreto.

Todos los trucos para acertar con tu cambio de look

nuevaimagen

Hay que tener cuidado con las transformaciones radicales y no ir nunca contra nuestra naturaleza. Seguro que en más de una ocasión ha pasado por tu mente la idea de cambiar de imagen de manera radical. Y es que, es curioso, pero a veces la tentación de lucir un nuevo look es totalmente irresistible.

Sin embargo, no hay que dejarse llevar por los instintos sin reflexionar un poco, pues se corre el riesgo de errar en la decisión. Hay que tener cuidado, pues la prisa y el estrés no son buenos aliados.

Como norma general, el pelo es el primero que se pone en el punto de mira de nuestros deseos de transformación, ya que es donde un cambio de ‘look’ se hace más evidente. Por ello, hay que tener en cuenta múltiples factores antes de llevarlo a cabo. Por ejemplo, si hablamos de un cambio en el color del cabello, hay que tener en cuenta el mantenimiento posterior y su coste, tanto en tiempo como en dinero.

Si deseas hacerte un cambio de color del cabello, te recomendamos optar por baños de color o tintes no permanentes que, sin alterar tu tono radicalmente, te dan reflejos suaves y se van a lo largo de los lavados, siendo mucho menos dañinos para el cabello que los tintes permanentes. Y si no te sientes cómoda con el resultado, siempre resulta mucho más fácil volver al color original, ya que basta con lavar el cabello para que vaya desapareciendo. Un truco sencillo que puede ayudarte: el color del pelo depende del tono de la tez. A las personas de cutis rosado, les favorecen más las gamas frías; mientras que las de tez más oscura o bien olivácea se ven bien con las gamas más cálidas, como los dorados, caobas o castaños profundos.

Si quieres un cambio inmediato, a veces es mejor optar por alteraciones pequeñas y, sobre todo, reversibles, como puede ser un recogido diferente o añadir unas extensiones. Las pelucas pueden convertirse en buenas aliadas, para probar si un corte o un color determinado son los adecuados, antes de pasar por la peluquería. Y, por supuesto, a la hora de planificar un cambio de imagen es importantísimo tener en cuenta las características personales: no se debe ir nunca contra la naturaleza ni de nuestro pelo ni de nuestra figura.

Y, en el lado más extremo en lo que a cambios se refiere están las operaciones de cirugía estética. En esos casos hay que extremar los cuidados y tomárselas siempre con toda la seriedad que requieren. Primero, hay que tener claro que no todo es factible en estética y, además, que tenemos que tener muy en cuenta las recomendaciones y el asesoramiento de un especialista en cirugía de probada trayectoria. Es él quien mejor nos podrá ayudar a tomar la decisión adecuada antes de pasar por el quirófano.