A todo color

Ya sea para conseguir un cambio de imagen total ante una nueva etapa vital o para disimular la aparición de las primeras canas, tanto los tintes y mechas como los demás sistemas de coloración del cabello se han convertido en una costumbre más dentro de los hábitos de belleza femeninos, adquiriendo en los últimos años un gran auge.

Para lograr encontrar una imagen acorde con su personalidad, la mujer actual recurre a la coloración de su cabello para sentirse más a gusto y segura de sí misma. En este sentido, es un hecho psicológicamente contrastado que los cambios estéticos asociados a un cambio de imagen, ya sea por un nuevo corte de pelo o un cambio de tono, conllevan unos efectos emocionales beneficiosos, que aportan una sensación de renovación interna y externa.

Un cambio de vida
Sin embargo, mientras un cambio de color en el cabello actúa positivamente sobre el estado de ánimo y la autoestima, la acción de los agentes químicos presentes en los diversos procesos de teñido puede tener consecuencias negativas en la salud de la fibra capilar. En este sentido, el color elegido es un factor clave a la hora de medir el nivel de agresión sobre el cabello, ya que determina si es necesario realizar un proceso de teñido simple o si se requiere un paso previo de decoloración capilar, antes de la aplicación del tinte final.

No todo brilla
Las mujeres que eligen teñirse en tonos más claros que su base natural, sufren daños más severos en su cabello, ya que los agentes químicos presentes en el proceso de decoloración previa penetran en el interior de fibra capilar modificando su estructura, debido al alto índice de peróxido de hidrógeno necesario para realizar el blanqueamiento previo. En cuanto a las mujeres que se tiñen en colores similares al suyo natural o en más oscuros, notan también los efectos del tinte sobre su cabello, aunque en este caso los agentes químicos, con un elevado pH que destruye los componentes grasos, actúan sólo en la superficie del cabello. Las escamas de la cutícula capilar se abren, lo que se traduce en una pérdida superficial de suavidad por el desgaste de la queratina.

Un buen tratamineto
Para que las mujeres se sientan libres para aplicarse el color que decidan y disfrutar de los efectos beneficiosos sobre su estado de ánimo, es importante que se sientan protegidas por un tratamiento posterior adecuado que les aporte el cuidado específico que necesitan, según el color y proceso de teñido al que hayan sometido a su fibra capilar. Esto es, un cuidado a medida que les permita recuperar la salud de su pelo y despreocuparse de los efectos del teñido sobre su cabello.

Accesorios de fiesta

Collares, bolsos, zapatos, diademas, anillos, botas… Todos estos complementos ayudan a personalizar tu estilo. Pero, ¿cuáles están de moda esta temporada? ¿Cómo puedo combinarlos para no caer en la exageración?

Dorado y negro
Tanto en zapatos como en bolsos y joyas, podrás encontrar esta combinación perfecta en numerosas tiendas. Ten cuidado a la hora de utilizar estos complementos, no añadas más colores o brillos, quedará exagerado.

Con muchos brillos
La noche se vuelve fantasía. Si lo que verdaderamente quieres es deslumbrar, te toca invertir en brillantes. En el mercado existe una amplia gama de complementos con incrustaciones a imitación del brillante. ¡Elige el adecuado a tu look festivo!

Medalla de oro
Ha marcado las dos últimas temporadas y los grandes diseñadores le han otorgado un puesto de honor en sus propuestas para este año. El dorado en todo tipo de complementos pondrá una nota de glamour en tu estilo.

Medalla de plata
Este metal de aspecto futurista ha entrado con fuerza en la moda. Pulseras, bolsos, botas… encontrarás multitud de complementos con el que conseguirás brillar toda la noche.

Máxima elegancia
Si lo que quieres es deslumbrar sin brillos y metalizados, lo tuyo es el color negro. Saca partido a tu figura y a tu look con accesorios simples y glamourosos. 

Cabellos rebeldes y ondulados

Una manera muy recomendable es utilizando los productos de acabado, es decir, todos aquellos que se aplican una vez que el cabello ha sido lavado y peinado. Estos productos corresponden al denominado styling, y comprenden ceras, pomadas, siliconas, mousse, spray, cremas antifrizz, etc.

Los más novedosos son las ceras, que se han puesto muy de moda.

¿Cuándo utilizarlas?

Depende del tipo de cabello que tengamos. Empecemos por los cabellos crespos, rizados u ondulados.

  1. Si son semicrespos, aconsejamos utilizar la crema antifrizz, si el ambiente está seco (recordemos que el cabello rebelde es muy inestable, y sucumbe a las arbitrariedades del medio ambiente). En el caso de que sea un día muy húmedo o que llueva, directamente, se debe utilizar la cera. Hay que pensar que si el cabello es corto, la cera es muy manejable y quedan excelentes. Con cabellos largos y ondulados, la cantidad debe ser menor, y colocarse sólo en las puntas, apretándolas suavemente. No hay necesidad de usar mucha cantidad. Con un poco es suficiente, y su efecto es muy bueno.

  2. Si los cabellos son muy ondulados y la crema antifrizz no es suficiente para controlarlos, entonces, probemos directamente con cera o con siliconas, y verás que el cabello se va a mantener igual durante todo el día.

Beneficios

Lo bueno de la cera o de la crema antifrizz es que, utilizadas en cantidades discretas, no endurecen el cabello, se secan (mucho más natural es, por supuesto, la crema antifrizz o antiestática), y permiten que el cabello conserve el movimiento que nos gusta que tenga.