Alimenta tu rostro

Qué comer

Consume estos deliciosos alimentos para embellecerte, dos veces a la semana, y notarás la diferencia.

1 taza de brócoli: crudo o al vapor, es el vegetal de la belleza.  Contiene casi todas las vitaminas (A, C, E y K) que la piel necesita para estar bien, así como azufre (un mineral), los cuales trabajan en conjunto para proteger y reparar tu piel.

15 arándanos (blueberry) ó 1 tomate: estos alimentos están llenos de antioxidantes que ayudan a prevenir el cáncer en la piel, las arrugas y, además,  le dan brillo a tu piel.

75 gramos de pescado o 10 nueces: ambos contienen vitamina F, la cual repara la piel y la mantiene suave.  Algunas de las mejores fuentes también son el salmón, las almendras y las deliciosas nueces de nogal.

1 taza de yogur: contiene zinc, un mineral que realmente ayuda a sanar los granos superrápido, y complejo vitamínico B que hace que tanto tu piel como tu cabello, estén sanos.

Complementa tu alimentación con productos que minimicen tus poros y dejen tu piel hidratada y tersa.

El Edén: Mónica Socolovsky

La tierra como elemento primordial y básico es el punto de arranque de esta colección de Otoño-Invierno 2008/2009. Inspirada en elementos esenciales, Mónica traslada su sentido del lujo a los principios más básicos de la naturaleza. El naranja óxido, el verde selva, el violeta más puro, el berenjena, el negro carbón o el marfil, son colores con los que ha trabajado dando su particular visión de la estética. Con un repertorio muy amplio sus creaciones abarcan todos los largos y escotes desde el strappless al corazón, para que cada cual encuentre lo que mejor le sienta.

Mónica Socolovsky revisa todas las épocas y transfiere a la creación de sus modelos lo que el material le pide permitiendo que “el propio tejido le hable”, dejando que su innata intuición y la inspiración del momento fluyan. De la misma forma, presta atención a cada detalle y etapa de la producción supervisando y modelando sobre el propio cuerpo para que las caídas y los cortes sienten bien independientemente de la talla.

Sus prendas, trabajadas desde una conciencia espiritual, definen a una mujer femenina y romántica. La delicadeza de estampados y bordados, los pequeños detalles, la excelencia de las materias con las que trabaja y sobre todo, una intuición única para captar la esencia de un tejido, de una idea, de una impresión, son la base de su condición creadora.

eden