Cuello y escote: Gravedad cero

La respuesta es la gran mayoría. Como suele ocurrir en estos casos, las lamentaciones llegan cuando los primeros signos del paso del tiempo han dejado ya su huella. Y, sobre todo, ahora, que ya hemos guardado las prendas de cuello alto y andamos todo el día con tops de vértigo y camisetas de tirantes.

Además, son unas áreas que, junto con las manos, delatan como ninguna otra parte del cuerpo, la edad de una mujer. Si hasta ahora los has descuidado, no te preocupes. Lo importante es ponerse manos a la obra. Eso sí, cuanto antes, mejor.

Una vez más, la prevención es la clave. Desde jovencita, debes acostumbrarte a ampliar, tanto al cuello como al escote, los mismos cuidados que prestas al rostro. A diario tienes que limpiar, tonificar e hidratar toda esta zona, con movimientos muy suaves.

Cada 15 días aplícate una exfoliante y, por lo menos una vez al mes, regálale una mascarilla que hidrate y nutra en profundidad. Además, cuando lleves escote a la luz del día, es muy importante que te apliques la misma protección solar que utilices para el rostro.

Seguro que has visto muchos escotes totalmente apergaminados y salpicados de manchas en mujeres jóvenes. Así que, si quieres evitarlo, ya sabes lo que tienes que hacer, especialmente durante las vacaciones.

Pero si estás rozando la barrera de los 30, es el momento de que inviertas en un producto cosmético específico, que aporte tonicidad y firmeza. Estas cremas están enriquecidas con potentes activos adaptados a las necesidades de esta piel tan vulnerable.

Casi todas ellas, además de hidratar en profundidad, también incorporan agentes reafirmantes y tensores que previenen la distensión de la piel, además de alisar y difuminar las arrugas que ya estén instaladas. Porque lo cierto es que, una vez que hayan aparecido, es muy difícil, por no decir imposible, que se puedan eliminar.

Los tratamientos médicos más efectivos para borrar las líneas transversales del cuello, sin recurrir a la cirugía, que en esta zona es bastante complicada, son los que se realizan con la toxina botulínica tipo A, es decir, el bótox.

Si decides hacerte uno, es muy importante que te pongas en manos de un especialista en este tipo de aplicaciones, porque la zona es muy delicada y altamente sensible. En el caso del escote, los mejores resultados para su rejuvenecimiento y para la eliminación de manchas se obtienen con la aplicación de peelings médicos o con los láseres de última generación.

El más innovador y novedoso es el Fraxel que, de forma gradual, estimula la producción de colágeno y de elastina, al tiempo que provoca una suave exfoliación de la piel. Si quieres hacerte alguno de estos tratamientos, es mejor que esperes a la vuelta de vacaciones porque no es conveniente que estas zonas estén expuestas al sol mientras lo realizas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>