Mirada misteriosa

Tienes que tener en cuenta que los ojos enmarcados en sombras negras están reservados a la noche. Si decides hacerlo como maquillaje habitual para ir al trabajo o a clase, la gente se te quedará mirando, y no precisamente de admiración, puede resultar muy cargado y fuera de lugar así que mejor reserva este tipo de maquillaje para tus noches más locas.

Después de haberte dado la base y los polvos compactos ya tienes la piel preparada para empezar tu súper maquillaje de ojos. Empieza enmarcando el ojo con una sombra blanca nacarada o un iluminador. Extiéndelo por todo el párpado superior con un pincel ancho. Recuerda que si utilizas base y polvos por el párpado antes de empezar a maquillarte conseguirás que las sombras permanezcan más tiempo sin moverse de su sitio.

El khol protagonista

Sitúate en un sitio muy bien iluminado y con un poyete donde poder sostener el codo. Llega la difícil e importante tarea de extender el lápiz de ojos. Para esta tendencia debes utilizar un khol negro que sea muy blando. Con el codo apoyado para que no te tiemble el pulso comienza a extender una línea bordeando, por fuera, la línea de las pestañas tanto inferiores como superiores.
 
Si tienes los ojos muy grandes y algo saltones contornea todo el ojo, haciendo que se junten las dos líneas en el lagrimal. Pero si, por el contrario, tus ojos están algo hundidos y no son excesivamente grandes es mejor que las líneas empiecen hacia la mitad de las pestañas.

Sombra gris muy oscura

También tienes que tener cuidado con las líneas interiores. Si dibujas la línea por dentro tiendes a empequeñecer el ojo. No es que quede mal ya que da muchísima profundidad a la mirada. Sólo tú puedes decir si te queda bien o no.

Si finalmente optas por dibujar el interior de las pestañas es mejor que utilices un lápiz hipoalergénico para que no se te irriten los ojos. Ten cuidado, es una zona muy delicada.

Llega el turno de las sombras. Utiliza un color gris muy oscuro y mate para rellenar el párpado móvil, desde la línea de khol hasta donde sientas que termina la cuenca de los ojos. Con el mismo color pero con un pincel mucho más fino debes recorrer la parte inferior del ojo, junto a la línea negra que dibujaste bajo las pestañas. No seas exagerada, ya que parecerá que te han dado un puñetazo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>