Cinco mitos de la moda bajo la lupa

Cinco de estos mitos son:

Nunca uses rayas horizontales
Si usas rayas horizontales, éstas ensancharán visualmente cualquier parte del cuerpo donde se ubiquen, señala el saber popular.

Si tienes poca espalda, pechos pequeños, o caderas escasas, usar rayas horizontales ensanchará visualmente esas áreas. ¿Quieres hacer notar un busto imperceptible o pretendes que tus caderas mezquinas luzcan un poco más armoniosas? Utiliza rayas horizontales en esas partes del cuerpo.

En cualquier caso, si tienes busto, cintura o cadera generosos, usar líneas horizontales sólo conseguirá hacerlos parecer más grandes. Intenta colores sólidos o líneas verticales en lugar de enfatizar esas partes que no te gustan.

Nunca uses grandes estampados
Los estampados grandes pueden lucir geniales —o espantosos— dependiendo de tu talla y peso. Es una de esas reglas de proporción:

  • Si eres pequeña y usas algo grande, lucirás más pequeña.
  • Si eres exuberante y usas algo chico, parecerás más grande.

En consecuencia, usa estampados pequeños si eres chiquita, estampados grandes si eres exuberante, y estampados de tamaño promedio si eres una mujer… promedio. Si sigues estas reglas, estará todo bien con el uso de estampados.

Nunca mezcles patrones o estampados
Definitivamente, este mito puede ser engañoso. De hecho, pide que levanten las manos a aquellos que creen que los patrones y los estampados no deben combinarse, y verás cuántos son.

Sin embargo, si lo haces en forma apropiada, puedes lucir grandiosa. La clave pasa por crear armonía entre los colores o diseños. Veámoslo más claro:

  • Si los colores son distintos, entonces el diseño debería ser el mismo.
  • Si los diseños son diferentes, los colores deberían ser los mismos.
  • Varía la escala. Si un estampado tiene formas grandes, el segundo estampado deberá ser más pequeño.

Simplemente estudia las diferentes combinaciones e intenta algunas por cuenta propia.

Nunca uses texturas abultadas
Al igual que las rayas horizontales, las texturas abultadas suelen hacernos ver más exuberantes. Lentejuelas, pieles, y los sweaters tejidos, y otros por el estilo suelen agregar volumen al cuerpo.

Esto puede ser correcto si eres pequeña y quieres agregar un poco de masa a tu cuerpo, pero será una calamidad si quieres esconder esos kilos de más que tienes desde el último embarazo. Ten cuidado en cómo y dónde usas las texturas.

Nunca uses blanco de la cintura para abajo
Dado que los colores claros hacen que lo que están cubriendo se vea más voluminoso, muchas mujeres con grandes caderas evitan usarlos de la cintura para abajo. Sin embargo, hay algunas formas sencillas de poder hacerlo:

Vístete de blanco de pies a cabeza. Los colores monocromáticos te harán parecer más delgada y alta.

Usa líneas verticales para distraer. Agrega una camisola larga, una bufanda larga, o una cadena larga para atraer la atención de arriba abajo en lugar de un costado a otro.

Como ocurre con todo en la moda, la clave para vestirse bien es entender tu cuerpo. Una vez que entiendas —y aceptes— el material que tienes para trabajar, comprar y usar prendas se convertirá en un asunto simple de eliminación.

Hay cosas que van contigo y cosas que no. En pocas palabras, debes crear tus propias restricciones, y no confiar en lo que los demás puedan decirte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>