El Tocado, el Velo y la Tiara: indispensables en tu boda

El Velo

Originalmente consideraban esta prenda útil para ocultar a la novia de los celosos espíritus.

El tradicional velo simbolizaba la virginidad, modestia, inocencia y virtud de la novia. Representaba ante las personas que atestiguaban la ceremonia, que entre la pareja que se estaba uniendo, no había existido relación física alguna. El velo no podía ser retirado por el novio, hasta que ambos hubiesen aceptado los votos matrimoniales y cuando fueran declarados oficialmente como ¡Marido y Mujer!

Si bien a lo largo de los años este simbolismo se ha perdido, el velo se luce todavía. Hoy, el velo es el símbolo de la ceremonia religiosa. Algunas novias se acercan al altar cubiertas por él dando una sensación de misterio y romanticismo.

En los últimos años estuvo fuera de moda, hoy regresa sobre las pasarelas de los grandes diseñadores y creadores de la moda nupcial.

Con el paso del tiempo el velo ha tenido innumerables cambios, sin embargo, es pieza clave para hacer resaltar la cara, la parte alta del vestido y en algunos casos, dependiendo de donde se coloque, influye en la altura de la novia.

La elección del modelo debe adaptarse a la personalidad de la novia y al modo en que decide lucirlo:

  • El clásico es ligero, sin bordados y de un largo apenas veinte centímetros mayor que la cola del vestido.

  • El diseño moderno es más fluido y apenas apoyado en la cabeza.

  • Otros diseñadores proponen estilo Virgen Renacentista pero la nueva tendencia es optar por un velo que luego de la ceremonia religiosa se transforma en estola.

Debes tener en cuenta el diseño del vestido, el peinado, el lugar de la ceremonia y cuanto tiempo lo llevarás puesto, si lo lucirás más allá de la ceremonia o si prescindirás de él a lo largo de la fiesta. En este caso es conveniente que la maniobra para retirarte el velo, sea hecha por alguien orientado por tu estilista para que no se te arruine el peinado.

La tela ideal para la confección del velo es el tul de seda porque posee una caída perfecta, una transparencia inigualable y no otorga un volumen exagerado.

No te aconsejamos la organza porque su trama es muy pesada y opaca. Lo mismo sucede con el encaje, porque no tiene cuerpo, corriendo el riesgo que se adhiera al vestido y no logres el efecto deseado.

Las suaves transparencias del velo deben ocultar levemente tu rostro. Su ubicación depende del peinado que lucirás, puede cubrir delicadamente el peinado o ser fijado debajo de un majestuoso recogido. Puedes usarlo a la altura de los hombros, hasta la cintura o caer hasta el largo de la cola.

Puede ser acompañado de una corona de flores naturales, para realzar la belleza y frescura de la novia o la última moda europea, con las tradicionales tiaras, que le otorgan un toque más sofisticado.

Es muy importante que el velo no sea muy pesado y esté firmemente enganchado.

La Tiara

Quizás has decidido sentirte reina por un día, ese gran día, el complemento perfecto para tu atuendo es la tiara.

No importa si tienes el cabello corto o largo, si tu boda es de día o de noche, si es elegante o informal; de cualquier forma, puedes usar una tiara que vaya de acuerdo con tu velo, el estilo y color de tu vestido y sobretodo con tu peinado.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>