La piel nos delata

Dependiendo de los cuidados a nuestra piel a aproximadamente los 30 años, nuestras líneas de expresión se marcan más y eventualmente algunas se convertirán en arrugas. Las personas de piel mediterránea, indígena y africana tienden a tener una piel máas fuerte que las pieles del norte de Europa y las arrugas tardan más en llegar. Las pieles blancas tienden a dañarse mas con el sol y a arrugarse más temprano.

El uso de protector solar y humectante ayudan a que la piel se mantenga libre de arrugas por mas tiempo. Hay otra arma contra esto y son las grasas omega 3 que se encuentran en la linaza, la chia o chian, el aceite de pescado y otras, éstas deben consumirse cada día.

Después de los 30 empezamos a ver la flacidez en nuestro rostro. La fuerza de gravedad hace lo suyo y con el tiempo la piel pierde definición, juventud y firmeza. Además de otros factores, incluso los genéticos, cambios drásticos en nuestro peso, el sol y otros hacen que llegue la flacidez.

A mediados de los 40 hay mas cambios. Esto puede ser mas temprano en personas que se exponen frecuentemente al sol o no se cuidan. Entre estos cambios están: cambios en la pigmentación de la piel, cambios en la textura incluyendo poros mas abiertos y sequedad, perdida de lozanía, mas manchas, lunares, pecas y otros lo que hace ver la piel marchita y sin tono uniforme.

Con la llegada de la menopausia la piel se vuelve más fina y puede haber mas vello y sequedad. Una alimentación sana, vitaminas y tratamientos ayudan a combatir esto. Como la piel reacciona a los cambios hormonales es genético y ambiental, lo ambiental puede controlarse lo genético no. Cuando decimos ambiental nos referimos a los cuidados de la piel y salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>